Cada escalada de Alex Honnold es un desafío a la muerte